DEPEDRO + ARTISTA POR CONFIRMAR

Salamandra

Comprar
25 €
Jueves 03 de Marzo | 19:30 h

Salamandra
Ant: 25€
Puertas: 19:30h
Concierto: 20:15h

Depedro es un hombre bueno, pero también es un púgil de pegada seca y directa. Es un hombre con un optimismo innato, pero también ha sido preso de la desesperanza. Es padre, pero también hijo. “Máquina de piedad” se acerca a un Depedro con una humanidad sincera y empática. Son las primeras canciones nuevas desde “El pasajero” (sin contar su disco infantil “Érase una vez”) y había mucho atasco emocional que soltar.
Con lo avanzado, Jairo Zavala (Depedro) se sostiene sobre un eje firme. Sus dotes naturales, basadas en la energía y el ánimo, están presentes. Por encima de pandemias, de crisis, de ansiedades, la vida continúa. Así lo canta Jairo en “Máquina de piedad”: “y cuando vuelva a rugir la vida/y cuando el miedo se quede sin guardias/agárrate a mis huesos/que siguen en pie/luchando por ti”. Una canción compuesta en tiempos de confinamiento pantalla contra pantalla de Guille Galván, de Vetusta Morla, la banda que dio el empujón a Jairo para ser Depedro.
Ahora, que vuelve a rugir la vida, Jairo no se esconde, pero esta vez no va a pecho descubierto. Se ha enguatado el alma para golpear en unos tiempos de contienda constante donde no se puede bajar la guardia al presente.
Texto: Ángel Carmona

Pablo Gómez Molina es una revelación tardía, un músico curtido y experimentado que llevaba dos décadas en la retaguardia sin hacernos partícipes de las muchas y grandes canciones propias que iban amontonándose en su cajonera. Ahora, llegado el momento de la eclosión, se le notan la sapiencia y también las heridas, esas cicatrices que jalonan sin remedio el camino de la vida. “Ese soy yo, aquel que acumula pecados”, resume a modo de autorretrato confesional en “Alter ego”, uno de esos muchos cantos arrastrados que engrandecen el debut sorprendente, fulgurante, de este barcelonés acostumbrado hasta ahora a la segunda fila del escenario.
Hijo de madrileño y andaluza, percusionista flamenco para luminarias como Rosalía o la cordobesa María José Llergo, Pablo ha acabado encontrando una válvula de escape para un repertorio que debía arderle entre las manos. Del Mediterráneo a Latinoamérica con escalas en todos los confines del rock fronterizo. A Gómez Molina le sobran vivencias, sabores y saberes.

Jueves
03
mar
19:30 h
 
Des de
25 €